¿Cómo limpiar las persianas en su parte interior? (III)

Una vez que el exterior de la persiana esté limpio, pasaremos a limpiar la parte interior. Esta nos resultará mucho más sencilla de limpiar.

En primer lugar, baja la persiana del todo y pasa la aspiradora para quitar el polvo. Súbela un poco y realiza el mismo proceso para eliminar el polvo de las rendijas. Después, bastará con ir limpiando listón por listón con el producto adecuado y un paño o esponja suave; recuerda secarlos de la misma manera que se había realizado en la parte exterior para evitar que el polvo se instale rápidamente en su superficie. Recuerda hacer la limpieza desde la parte superior a la parte inferior puesto que de esta manera evitarás las marcas innecesarias de chorretones de agua o del producto de limpieza.

Por otro lado, el secreto para que las tareas de la casa no se hagan tan pesadas es un buen mantenimiento, pero, ¿cómo podemos mantener limpias las persianas? Muy sencillo, solo tendremos que pasar de vez en cuando un trapo de algodón, un plumero o cualquier cosa que nos ayude a quitar el polvo de su superficie. Es recomendable realizar este proceso cada dos semanas más o menos y dedicarle más tiempo a una limpieza profunda al menos dos veces al año.

Como ves, al igual que ocurre con todos los elementos de hogar, limpiar las persianas puede convertirse en una labor menos difícil y aburrida si llevamos un mantenimiento más o menos semanal. Esperamos que estos trucos y consejos te ayuden a llevar mejor la limpieza.

Hasta la próxima semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*